lunes, 23 de marzo de 2015

Comentario de obras de arte

Vamos a analizar esta obra de arte que puedes encontrar en este enlace. Tienes que tener en cuenta al analizarla, el comentar la obra de Miguel Angel, la de Maderno y la de Bernini.

jueves, 19 de marzo de 2015

Escultura policromada tecnicas



Técnica del estofado
La técnica del estofado se utilizaba hace siglos en la elaboración de figuras, sobre todo religiosas. La escultura barroca fue una gran portadora de esta técnica. Destaca el uso que hace de ella la Escuela Andaluza. Es muy común utilizarla para marcar los pliegues de las vestiduras de las imágenes. Con este arte pretendían simular que habían utilizado oro macizo.
El origen del nombre se cree que se encuentra en la palabra italiana "stoffa", cuyo significado es tela rica. El material principal es el pan de oro, unas láminas que imprimen esta tonalidad sobre las superficies que queremos tratar, dando así un toque decorativo muy valioso. También se emplea pan de plata o de cobre.
Pan de oro, Pan de plata
Según deseemos un acabado dorado o plateado utilizaremos una u otra opción. Este material se vende en librillos con láminas de 14x14 cm. Se trata de hojas finas y muy frágiles, por lo que se recomienda que, cuando trabajemos con ellas, nos situemos en una habitación sin corrientes de aire.
En cuanto a los colores con los que podemos combinar este material, dependen del gusto personal del autor. Pero, estéticamente, las mejores composiciones son las de pan de oro sobre rojo burdeos, y pan de plata sobre tonalidades azules.
Materiales necesarios
Antes de empezar la labor debemos preparar los materiales que nos van a hacer falta una vez comencemos a trabajar.
• Base de madera que queramos decorar: marco, icono, escultura, caja...
• Pan de oro o pan de plata.
• Cola de conejo y cola blanca.
• Gesso.
• Lija.
• Bol.
• Pintura al temple.
• Papel de calco.
• Punzón.
• Goma laca.
Una vez que tengamos los materiales preparados estamos listos para empezar a decorar. Pero antes de iniciar el proceso de estofado, debemos asegurarnos de que la madera sobre la que vamos a aplicarlo está limpia, es decir, no quedan restos de posibles capas de pintura anteriores. Si hubiera suciedad, la lijaríamos, para después pasar un trapo humedecido en aguarrás. Entonces sí estaremos dispuestos.
En primer lugar, aplicaremos una capa de cola de conejo. Esta materia se comercializa en gránulos o escamas. Su preparación no es difícil. Lo mezclaremos con agua en la proporción: 1 l. de agua 100 gr. de cola. Es necesario esperar a que los granos se hinchen: esto puede tardar unas 24 horas. Una vez listo, lo calentaremos al baño maría, sin dejar que llegue a hervir.
Para emplearla como adhesivo, tomaremos una parte y la mezclaremos con tres de agua. Añadiremos unas gotas de alcohol y podremos utilizarla. La cola de conejo facilitará que la pintura se adhiera a la madera y no se escame. Después, lo dejaremos secar.
A continuación, emplearemos el gesso, extendiéndolo por la superficie. Esto es una combinación de carbonato de calcio y un acrílico del polímero y un pigmeo. Cuando se seque, utilizaremos una lija para evitar que queden imperfecciones o marcas sobre la base de nuestro trabajo.
Ahora, es el turno de aplicar el bol. Este preparado podemos adquirirlo en tiendas de restauración listo para usar. Se trata de una tierra roja, o tierra armenia, mezclada con cola de conejo. De este producto daremos dos manos y una vez que esté seco, lijaremos la superficie.
Llegó el momento de colocar el pan de plata o de oro sobre la superficie. Para fijarlo utilizaremos cola blanca, o bien, cola de conejo templada. Dejaremos caer las láminas suavemente, de forma que se posen sobre el adhesivo. Con la ayuda de un algodón, repasaremos las hojas, así, facilitaremos el pegado y eliminaremos las partes sobrantes.Por último, con el mango de una cuchara o similar, volveremos a retocar para evitar imperfecciones.
¡A dibujar!
Sobre la capa plateada o dorada aplicaremos una capa de pintura al temple. Para prepararla, mezclaremos pigmentos naturales con agua hasta conseguir una masa homogénea. Con un cúter o un cuchillo abriremos la yema de un huevo y la añadiremos a la mezcla. Dejaremos secar ésta nueva mano de pintura.
Una vez que hayamos elegido el motivo que queremos dibujar, emplearemos papel de calco para pasarlo a la superficie que coloreamos con temple. Ya sólo nos queda utilizar el punzón para raspar las figuras e ir descubriendo el pan de plata o de oro que colocamos anteriormente.
Aunque la pintura al temple es resistente y duradera, te aconsejamos que lo protejas con una capa de goma-laca. Además, si quieres conseguir una superficie brillante, también puedes aplicarle un manto de cera. tomado de....

lunes, 2 de marzo de 2015

La Perspectiva renacentista

Según la definición de la geometría descriptiva es “la ciencia que enseña a representar los objetos tridimensionales en una superficie bidimensional, de manera que la imagen en perspectiva y la que ofrece la visión directa coincidan”. En cambio, en la historia del arte el término se usa en sentido amplio para indicar los más diversos métodos de representación de la profundidad espacial. Dado que de este modo una historia de la perspectiva coincidiría con la historia de la representación pictórica tout court, resulta más útil comprobar como han planteado el problema la literatura artística y la crítica de arte. La palabra latina perspectiva deriva de perspicere (ver claramente) y corresponde al griego skele (ciencia de la visión).


Durante el Renacimiento se produce el salto cualitativo fundamental con el pasaje de una búsqueda científica a una problemática artística, de la ciencia de la visión a la ciencia de la representación. Las normas de la construcción perspectiva correcta (con la convergencia de las líneas de profundidad en un punto de fuga unificado -dos puntos de fuga en el caso de la perspectiva bifocal- y el cálculo científico de los intérvalos de profundidad) “inventadas” por Brunelleschi y ejemplificadas en dos tablillas con perspectivas (perdidas) se codificaron en el tratado de León Battista Alberti (1436), especialmente dedicado a los pintores, y replanteados en una serie de textos durante los siglos XV y XVI (Piero della Francesca, Leonardo, Durero, Jean Pelerin, Serlio, Barbaro, Vignola, etc.). Tomado de...


Related Posts with Thumbnails