sábado, 13 de mayo de 2017

La Casa Batló de Antonio Gaudí

Post tomado de Algargos
En 1904 Josep Batlló encargó a Antoni Gaudí la reforma de su residencia en el Paseo de Gracia nº 43 de Barcelona. El edificio había sido levantado por el arquitecto Lluís Sala en 1877, por lo que lo único que quería el industrial catalán era que Gaudí le hiciera una nueva fachada personal al estilo modernista de los nuevos tiempos, que a su vez compitiera con la de su colindante, la Casa Amatller, levantada por Josep Puig y Cadafalch entre 1898 y1900 en un estilo mezcla de neogótico y de secesionismo austriaco.
Maqueta con el diseño de la casa de 1877 y de la levantada por Gaudí en 1904-06. Del edificio antiguo respeta las ventanas rectangulares de los pisos superiores, aunque los reviste con balcones de forja. También se aprecia que levantó una altura más y la espectacular crestería-torre.

Los dos edificios en competencia artística en el Paseo de Gracia. A la izquierda la Casa Amatller de Puig i Cadafalch y a la derecha la Casa Batlló de Gaudí.

Aún tratándose de la reforma de un edificio anterior se puede decir que con esta obra Gaudí alcanzó una de sus obras arquitectónicas más personales y señeras. El artista se muestra maduro y original en el proyecto, ya que no se aprecia ni una sola referencia al lenguaje de otros arquitectos y sólo se deja inspirar por la naturaleza.
Los balcones de ambos edificios también compiten. Uno en estilo neogótico flamígero, el otro en un estilo orgánico modernista.

También intervendrá en la distribución del patio de luces y en la adaptación del piso principal para vivienda.
Patio de luces decorado con cerámica azul. Bellísimas ventanas curvilíneas en madera.

La fachada se diseña como si fuera un paisaje marino onírico.
  • En la planta baja y en el piso principal deja una estructura más abierta donde predomina el vacío sobre el muro. Lo escultórico se impone sobre lo arquitectónico. Las cornisas parecen rocas erosionadas por las olas y las columnas extraños huesos que actúan de pórticos de grutas. La espuma y las burbujas del agua al retirarse las olas son los reflejos de la coloreada cristalera y los ovalados óculos de los balcones.
Balcón-cristalera del piso principal.

  • En los pisos superiores Gaudí talla la suave piedra arenisca de Montjuic para crear formas recurvadas y caprichosas en el muro macizo. En la arena de la playa queda las marcas onduladas de las suaves olas. Los vanos cartilaginosos van dejando paso a los balcones antifaz de hierro colado, como grandes bocas de peces abisales.

  • El muro brilla con tonos verdes y azules debido al revestimiento hecho con fragmentos de cristal y de porcelana a modo de mosaico o trencadís. Esta técnica la emplea Gaudí en casi todos sus edificios y se popularizará entre los arquitectos mediteráneos por su capacidad para ofrecer en la fachada luz y color. El efecto es como si el mar hubiera dejado en la playa salpicaduras de algas y espuma.

  • La parte más alta, el tejado, está coronado por un montículo irregular que recuerda las escamas petrificadas del lomo de un dragón. La sensación es que en la cumbre vive un gran monstruo del que vemos la piel y el espinazo y que incluso se mueve según le incida la luz del día.

  • La zona de las buhardillas es la más novedosa, puesto que Gaudí la realizó de nuevas. Interiormente despliega en los pasillos una cubierta con arcos parabólicos muy originales. Exteriormente, además del tejado escamado, levanta chimeneas coloristas y una torre de forma cilíndrica coronada por un chapitel bulboso que sostiene una cruz cerámica de cuatro brazos. Este motivo fue muy utilizado por el arquitecto y en él se manifiesta el misticismo que late en todas sus obras, no sólo por la cruz, sino también por los anagramas de Jesús, María y José dispuestos helicoidalmente sobre la torre. El conjunto denota un marcado simbolismo fantástico (¿San Jorge y el Dragón?).

  • El interior del piso principal también está diseñado por Gaudí. Continúa en él la emoción orgánica del exterior, pese a los condicionamientos de la estructura antigua de los muros de carga y viguería de madera. Las puertas, los techos y los muebles son originales y a la vez funcionales.
Balconada vista desde el interior del piso principal.

Efecto mágico-espiral de techo y marcos superiores de puertas del salón principal.

La fantasía gaudiniana se hace patente cuando la luz mediterránea incide en la fachada metamorfoseándola. Algargos

Para saber más de Gaudí

Pintura del s.XIX. Introducción

viernes, 12 de mayo de 2017

Gaudí y la sagrada familia

La Sagrada Familia de Gaudí en Barcelona, es un proyecto que todavía está sin concluir. Si quieres realizar  un acercamiento a la obra de este genial arquitecto catalán .
Aquí tienes una serie de enlaces,
Gaudí y la Sagrada Familia
Gaudí
Gaudí 2002
Fotos


    El Modernismo y Antonio Gaudí

    La verdadera historia de la Torre Eiffel

    La Torre Eiffel (Tour Eiffel, en francés), inicialmente nombrada torre de 330 metros (tour de 330 mètres), es una estructura de hierro pudelado diseñada por el ingeniero francés Gustave Eiffel y sus colaboradores para la Exposición universal de 1889 en París.
    Situada en el extremo del Campo de Marte a la orilla del río Sena, este monumento parisiense, símbolo de Francia y su capital, fue el noveno lugar más visitado del país en 2006 y el primer monumento de pago más visitado del mundo con 6.893.000 de visitantes en 2007.[2] Con una altura de 300 metros, prolongada más tarde con una antena a 325 metros, la Torre Eiffel fue el edificio más elevado del mundo durante más de 40 años, hasta que la superó el edificio Chrysler, de Nueva York, en 1930. Wikipedia

    Puedes ver la verdadera historia de su construcción a través de la película:

    lunes, 8 de mayo de 2017

    Obras de Goya

    Identifica, analiza y comenta brevemente las siguientes obras de Goya: El quitasol, La Familia de Carlos IV, El 2 de mayo de 1808 en Madrid (los mamelucos), Los fusilamientos del 3 de mayo de 1808, Desastre nº 15 (Y no hay remedio) de la serie Los desastres de la guerra, Saturno devorando a un hijo y La lechera de Burdeos.

    sábado, 6 de mayo de 2017

    Los grabados de Goya


    Los grabados al aguafuerte de Goya resultan fantásticos en más de un sentido. El vídeo te permitirá ver cómo se realiza la técnica del aguafuerte. Para que puedas hacer un estudio minucioso de ellos aquí te presento un enlace que puedes usar: Grabados

    viernes, 5 de mayo de 2017

    Estandares bloque 4

    Analiza la evolución de la obra de Goya, como pintor y grabador, desde su llegada a la Corte hasta su exilio final en Burdeos
    Describe las características y evolución de la arquitectura del hierro en el siglo XIX, en relación con los avances y necesidades de la evolución industrial.
    Explica las características del neoclasicismo arquitectónico durante el Imperio de Napoleón.
    Explica las características del historicismo en arquitectura y su evolución hacia el eclecticismo
    Explica las características y principales tendencias de la arquitectura modernista.
    Especifica las aportaciones de la Escuela de Chicago a la arquitectura.
    Describe las características y objetivos de las remodelaciones urbanas de París, Barcelona y Madrid en la segunda mitad del siglo XIX.
    Describe las características del Romanticismo en la pintura de Ingres y de Delacroix.
    Explica el Realismo y su aparición en el contexto de los cambios sociales y culturales de mediados del siglo XIX
    Describe las características generales de Impresionismo
    Define el concepto de postimpresionismo y especifica las aportaciones de Cézanne y Van Gogh como precursores de las grandes corrientes artísticas del siglo XX
    Explica las características de la renovación escultórica emprendida por Rodin.
    Explica los cambios que se producen en el siglo XIX en las relaciones entre artistas y clientes, referidos a la pintura.


    Identifica, analiza y comenta las siguientes obras de Goya: El quitasol, La Familia de Carlos IV, El 2 de mayo de 1808 en Madrid (los mamelucos), Los fusilamientos del 3 de mayo de 1808, Desastre nº 15 (Y no hay remedio) de la serie Los desastres de la guerra, Saturno devorando a un hijo y La lechera de Burdeos.
    Identifica, analiza y comenta las siguientes obras arquitectónicas: Templo de la Magdalena en París de Vignon; Parlamento de Londres de Barry y Pugin; Auditorio de Chicago de Sullivan y Adler; Torre Eiffel de París; Templo de la Sagrada Familia de Barcelona, de Gaudí.
    Identifica, analiza y comenta las siguientes pinturas del siglo XIX: El baño turco de Ingres; La balsa de la Medusa de Géricault; La libertad guiando al pueblo de Delacroix; El carro del heno de Constable; Lluvia, vapor y velocidad de Turner; El entierro de Omans de Courbet, El Ángelus de Millet; Almuerzo sobre la hierba de Manet, Impresión, sol naciente y la serie sobre la Catedral de Ruán , de Monet; Le Moulin de la Galette, de Renoir; Una tarde de domingo en la Grande Jatte, de Seurat; Jugadores de cartas y Manzanas y naranjas, de Cézanne, La noche estrellada y El Segador de Van Gogh; Visión después del sermón y El mercado, de Gauguin.

    lunes, 1 de mayo de 2017

    Juan de Villanueva

    EL ARQUITECTO DEL NEOCLASICISMO EN ESPAÑA
    .
    Hijo de escultor, hermano de arquitecto, educado en la Academia de las tres nobles artes de San Fernando y becado para completar su formación artística en Italia, donde vivió durante casi siete años. En estas breves pinceladas podría sintetizarse el periodo de aprendizaje de Juan de Villanueva (1739-1811), a quien podemos considerar sin duda alguna como el más relevante exponente de la arquitectura neoclásica en nuestro país. Instalado de nuevo en España, el arquitecto trabajó para la comunidad de monjes jerónimos de El Escorial, hasta que en 1777 el rey Carlos III lo contrató al servicio de la casa real. Para entonces Villanueva combinaba ya el clasicismo que tanto había podido estudiar durante su prolongada estancia en Italia con el purismo herreriano del monasterio escurialense.
    Juan de Villanueva: "Casita del príncipe" (1772). El Escorial, Madrid.
    .
    Una vez con el nombramiento de arquitecto cortesano en el bolsillo, la vida profesional de Vllanueva dio un cambio de impotancia. A partir de entonces su carrera profesional quedó vinculada a las necesidades de la monarquía, para la que construyó sus edificios más destacados. Empleó en ellos el estilo neoclásico más riguroso: interés por la simetría y la proporción, escasa presencia de elementos decorativos y constante referencia a los modelos de la antigüedad clásica, recurriendo frecuentemente a la piedra como material constructivo.

    Juan de Villanueva: "Observatorio astronómico" (1790). Madrid.
    .
    Como arquitecto real, la obra artística de Villanueva quedó estrechamente vinculada a la ciudad de Madrid, cuya condición de sede política de la monarquía explica el levantamiento de edificios emblemáticos (como el actual Museo del Prado y el Observatorio Astronómico) que mostrasen el interés de los reyes por el avance de las ciencias y las letras. Del mismo modo, contribuyó al amplio proceso de reforma urbanística que en esa centuria experimentó la ciudad. En esa tarea Villanueva dejó algunos de los lugares, jardines y edificios que caracterizan el Madrid dieciochesco. Suya es, por ejemplo, la reforma de la Plaza Mayor (que había quedado arrasada tras un incendio en 1790), Intervino también en el parque del Retiro (Real Jardín Botánico), en el antiguo ayuntamiento de la ciudad y dejó levantados, además, otros diversos edificios de interés.
    Juan de Villanueva: "Museo de Historia Natural (actual Museo del Prado)" (1785). Madrid.
















    Villanueva es por tanto, dentro de la arquitectura, el exponente de esa grandeza que los Borbones españoles pretendieron dar a sus reinados. Para ellos trabajó y levantó algunos de sus edificios más emblemáticos. El arquitecto falleció en 1811, justamente cuando el país llevaba ya más tres años asolado por la Guerra de la Independencia. No pudo ver así como esa grandeza majestuosa a la que tanto había servido se venía abajo durante el ominoso reinado de Fernando VII. Probablemente no le hubiese gustado asistir a lo que sucedió en esa etapa de nuestra historia. Como nos pasaría a la mayoría de nosotros.

    Juan de Villanueva: "Oratorio del Caballero de Gracia" (1789). Madrid.

    Sobre la vida y obra de Juan de Villanueva hay una interesante aportación en este foro de Internet, con numerosas fotos. Visitad también esta página sobre el Observatorio Astronómico. En la web del Caballero de Gracia encontraréis información sobre la arquitectura del edificio. Por último, leed también este breve artículo sobre la obra de Villanueva en Madrid. Tomado de

    jueves, 27 de abril de 2017

    lunes, 24 de abril de 2017

    La plaza Mayor española desde Google maps

    Puedes callejear ahora por dos de las ciudades más significativas del barroco a través del desarrollo de sus plazas mayores.Madrid y Salamanca

    Ver mapa más grande


    Ver mapa más grande

    La plaza Mayor de Madrid

    LA PLAZA MAYOR DE MADRID, tomado de Mimoleskine Arquitectónico


    La Plaza Mayor de Madrid es uno de los más importantes exponentes de urbanismo barroco español. Su configuración urbana, contundentemente cerrada y definida por arquerías, es una referencia obligatoria para entender otras plazas en España así como en América (en mi caso, fue inevitable evocar configuración de la Plaza de Armas de Arequipa, Perú, patrimonio cultural de la UNESCO). Además, su historia es un reflejo de la transición del barroco al neoclásico, y de la España de los Austrias a la de los Borbones.

    Foto cortesía de Joe Lomas

    ANTECEDENTES

    En 1561 (año en que Madrid fue elegida sede de la corte y capital de España) el rey Felipe II pidió a Juan de Herrera, arquitecto renacentista que diseñó el Escorial, un plan para remodelar el área de la Plaza del Arrabal, un antiguo y caótico espacio situado afuera de la villa medieval de Madrid, en el cruce de los caminos de Atocha y Toledo (arrabal significa “barrio fuera de la ciudad”).


    La construcción de la antigua Plaza del Arrabal se inició en 1581 con algunas demoliciones. En 1617 recibió el encargo Juan Gómez de Mora, que la finalizó en 1619.


    La plaza tenía 120 x 94 m. Para darle unidad a este espacio, en el que desembocaban 8 caminos, Gómez de Mora proveyó a la plaza de arquerías que sobresalían de la línea de fachada, y que consecuentemente dieron a la plaza mayor dinamismo social.

    Plaza Mayor hacia el siglo XVII. Anónimo; s. XVII (Museo Municipal de Madrid)

    Aquella plaza debió haber tenido una escala monumental aunque era menos compacta, con calles abiertas, rodeada por bloques de viviendas de madera forradas de ladrillo y pilares de piedra que alcanzaban los 6 niveles de altura. Debió haber sido también un espacio con mucha densidad y, por las condiciones precarias de habitación, un área en continuo riesgo.


    Vista de la Plaza Mayor de Madid en 1623. Juan de la Corte; s. XVII (Museo Municipal de Madrid).

    Juego de Cañas en la Plaza Mayor. Juan de la Corte; s. XVII (Museo Municipal de Madrid)

    Efectivamente, la plaza sufrió tres incendios, siendo el más destructivo el de 1790 cuando Juan de Villanueva, arquitecto neoclásico, realizó el diseño de la Plaza Mayor tal como se conoce hoy, culminándose las obras en 1854, años después de la muerte de su autor.

    CARACTERÍSTICAS

    La Plaza Mayor mide 129 x 94 metros, siendo más alargada en el eje este-oeste.


    Es impresionante, al ver la foto satelital, comprobar la contundencia en el trazado de la plaza en medio de la maraña orgánica de callejuelas que conforman el tejido urbano medieval madrileño. Es muy interesante compararla con otras plazas rectangulares y cuadradas aparecidas en América luego de la promulgación de las Leyes de Indias, en las que la plaza es el centro de una grilla que se extiende más o menos ortogonalmente a partir de ésta. En el caso de la Plaza Mayor, pareciera como si hubiera sido extraída (como en un pedazo de torta), lo cual, obviamente, además de un impacto espacial en el paisaje urbano de sus pobladores, tuvo una implicancia política y cultural significativa.


    Me impresionó su carácter compacto, cerrado, uniforme, centralizado. La razón de sus proporciones entre el ancho de la plaza y la altura de la edificación le confieren intimidad y majestad, sin llegar a ser una escala intimidante. La presencia simétrica de la Casa de la Carnicería y la Casa de la Panadería ubicadas en los lados más largos de la plaza generan una sensación de equilibrio en este espacio oblongo (que no habría sido el caso de haber estado ubicadas en sus lados cortos).


    La plaza está rodeada por edificios residenciales cuyo primer nivel es comercial, a los que Juan de Villanueva redujo su altura a tres niveles y trabajó las fachadas en estilo neoclásico, cambiando la madera por piedra.


    La textura de las paredes, el ritmo de sus vanos y sus 237 balcones, así como la continuidad de su techo de pizarra refuerzan un sentido de horizontalidad, tan sólo interrumpido por las agujas de las dos famosas casas. Las agujas añaden un contrapunto vertical a la composición predominantemente horizontal del espacio, y dividen virtualmente las largas fachadas laterales en tres cuerpos sutilmente diferenciados.


    Las fachadas aterrizan en una base de portales, una sutil membrana que ofrece cobijo a los comercios, y que es interrumpida por 9 entradas definidas por grandes arcos de acceso (cortesía de Villanueva, quien cerró los lados de la Plaza). El más célebre de éstos es el Arco de Cuchilleros, cuya altura monumental es debida al desnivel entre la plaza y la Cava de San Miguel (muy cerca de allí se encuentra el restaurante Sobrino de Botín, el más antiguo del mundo, que data de 1725).

    Debido al desnivel de la plaza (cuya altura corresponde al segundo nivel del arco, donde termina la albañilería de piedra) el Arco de Cuchilleros fue utilizado como contrafuertes. Vistas desde la Cava San Miguel y desde la Plaza. Fotos cortesía de José Azcona y Oscar Martin

    LAS CASAS DE LA PANADERÍA Y DE LA CARNICERÍA

    Los edificioS más notables de la Plaza Mayor (tanto por su arquitectura como por sus curiosos nombres) son la Casa de la Panadería y la Casa de la Carnicería, ambas ubicadas en lados opuestos, nortes y sur respectivamente. Sus nombres devienen de los antiguos oficios a los que se dedicaban.

    La Casa de la Panadería, se inició en 1590 a manos de Diego Sillero y fue finalizada en 1619. En su interior se ubica el soberbio Salón Real.

    Planos de la Casa de la Panadería por Cipriano Gómez en 1888

    La fachada está coronada por un blasón con el escudo de armas de Carlos II, y desde 1992 ricamente adornada con murales en sus paredes, realizados por Carlos Franco.

    Casa de la Panadería en 1906
    Hoy en día la Casa de la Panadería acoge funciones culturales y municipales.

    Para saber más sobre la Casa de la Panadería recomiendo este completo post de Arte en Madrid.

    La Casa de la Carnicería, de color rojizo al igual que el resto de construcciones de la plaza, es similar en fachada a la de la Panadería aunque su distribución es diferente. Su planta rectangular se distribuye alrededor de un patio también rectangular, con una gran escalera frente a la entrada.
    A partir de finales del siglo XIX adquirió funciones municipales, y actualmente es la sede de la Junta Municipal del Centro de Madrid.

    Casa de la Carnicería. Foto cortesía de thyngum.

    EVOLUCIÓN DEL ROL DE LA PLAZA.

    Desde la creación de la antigua plaza del Arrabal el espacio sirvió para comodar diversas funciones, principalmente las de comercio (tanto en el mercado que funcionaba en el espacio público como en los negocios ubicados tras las arcadas), pero también entretenimiento (corridas de toros) , actos cívicos (como la coronación de Felipe IV), judiciales (ejecuciones y castigos) y religiosos (autos de fe y celebraciones como las de San Isidro).

    Auto de Fe en la Plaza Mayor. Francisco de Ricci; 1683 (Museo del Prado)
    Fiesta de toros en la Plaza Mayor. Anónimo; s. XVII (Museo Municipal de Madrid)

    Al igual que en el caso de la Plaza Navona en Roma, durante las fiestas se acondicionaban temporalmente graderías en los costados de la plaza, y los balcones de las casas circundantes eran alquilados a la nobleza, llegando a una capacidad de 50,000 personas.

    Foto cortesía Santi M.B.

    Sin embargo, a partir de mediados del siglo XIX, debido a la corriente llamada “Higienismo”, la plaza empezó a adquirir un carácter más ornamental. Fotos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX muestran una Plaza Mayor llena de árboles, con jardines que seguían trazados orgánicos y que se separaban de la fachada por una calle adoquinada (en aquella época alternaba sus nombres entre "Plaza de la Constitución" y "Plaza de la República", según soplaran los turbulentos vientos políticos en la España de ese entonces.

    Plaza Mayor a finales del siglo XIX.

    Plaza Mayor en 1895. Nótese la línea de tranvía.
    Plaza Mayor en 1928. Plaza Mayor en 1932

    No todos estuvieron de acuerdo con esta remodelación, ya que la plaza había sido tradicionalmente usada para fiestas y celebraciones. Además, sostenían que los árboles no permitían apreciar la belleza de las fachadas ni la estatua ecuestre de de Felipe III
    (esta estatua había sido trabajada por Juan de Bolonia, acabada en 1616 y trasladada aquí en 1848). Esto conllevó al rediseño del espacio como plaza seca.

    Foto cortesía de Ramón Durán.

    En los años 60 se construyó un polémico estacionamiento subterráneo, que si bien aminoró en algo la escasés de vehículos en el área, para algunos críticos supuso un atentado contra el subsuelo de la plaza (me evoca al caso de I. M. Pei en el Museo de Louvre).

    Construcción del estacionamiento subterráneo. 1968.

    Hoy la Plaza Mayor sigue siendo el espacio urbano más importante de la ciudad, congregando no solamente a madrileños, sino a miles de turistas que acuden a diversas festividades, o simplemente a disfrutar de una buena comida en este ambiente, sugerente y acogedo
    Related Posts with Thumbnails